Bienvenidos a este Blog

Bienvenidos a este blog dirigido a todos aquellos docentes interesados en utilizar cada vez más y mejor las TIC dentro de su aula.
Se trata de un blog con una clara vocación de divulgación técnica y su objetivo es facilitar a los formadores el acceso a los recursos informáticos existentes hoy en día.

martes, 1 de marzo de 2011

Algunos consejos para abordar la elaboración de un curso Moodle.

A la hora de plantearse la realización de cualquier tipo de curso es imprescindible realizar una detallada planificación del mismo determinando a priori diferentes elementos, todos ellos fundamentales en el resultado final que obtengamos.

Lo primero que debemos hacer es fijar con claridad el objetivo didáctico que perseguimos, o lo que es lo mismo, debemos determinar qué queremos enseñar a nuestro potenciales alumnos, con qué nivel de profundidad,  en qué periodo de tiempo y con qué dedicación por parte de ellos. Esta primera acotación nos llevará seguidamente a determinar los recursos didácticos que utilizaremos y los ejercicios o actividades que deberán realizar para cumplir con los objetivos iniciales.

Construir un curso para ser impartido bajo una plataforma e-learning como Moodle requiere de un proceso, si cabe, aún más detallado que en el caso de un curso presencial; aquí no podemos dejar nada al azar.

  • Uno de los errores más habituales en los que se suele caer, sobre todo en nuestras primeras experiencias con el e-learning, suele consistir en dar más importancia a la plataforma que al contenido. La mejor plataforma jamás podrá solventar los problemas propios de la estructura del curso, ni sus incoherencias o desajustes, ni mejorará la calidad de los contenidos o la adecuación de los ejercicios prácticos. Por lo tanto, dedique tiempo a desarrollar contenidos con la calidad adecuada a sus objetivos.
  • Otro error habitual, producto de la novedad de disponer de una plataforma e-learning es empezar a trabajar directamente sobre esta; le recomendamos que no incorpore ningún material al curso Moodle que no haya elaborado y testeado con antelación. Recopile previamente todo el material del que disponga (documentos de texto, presentaciones de diapositivas, libros, vídeos, esquemas, fotografías, enlaces a internet, ejercicios, cuestionarios, pruebas de test,....) y elabore aquellos que pueda necesitar y que en la enseñanza presencial no son necesarios (presentación de los temas, resúmenes, explicaciones de la mecánica de los ejercicios......). Estructúrelos según el temario previsto y defina la secuencia en la que los utilizará y los tiempos de dedicación por parte del alumnado.
  • No se olvide de los derechos de autor. Tenga en cuenta la licencia bajo la que puede “o no puede” utilizar determinados materiales de terceros y cumpla con esta licencia. Por otra parte, el material generado por usted, ¿bajo que tipo de licencia quiere distribuirlo?.
  • El desconocimiento de las posibilidades de la plataforma es otro de los factores que potencian el fracaso; no se limite a utilizar el Moodle como un repositorio de información para el alumno, sino que utilice sus diferentes posibilidades de forma imaginativa. Pongamos un ejemplo: en lugar de colgar “unos apuntes” como documento de texto, para que el alumno los descargue, los imprima y los estudie, por qué no crea una lección de Moodle en la que inserta un vídeo ilustrativo de YouTube, inserta enlaces a páginas externas de la wikipedia para completar la información e intercala páginas de preguntas para verificar que el alumno ha entendido lo leído.
  • También relacionado con el desconocimiento de la plataforma existe otro factor que consiste en no utilizar todo el potencial de configuración de cada uno de los elementos de Moodle. A la hora de crear un recurso o una actividad lo más fácil es hacerlo con los parámetros por omisión que propone Moodle, lo que nos garantiza que el elemento funcionará correctamente, pero esta configuración no siempre es la más adecuada; debemos conocer las diferentes opciones y utilizar en cada caso aquellas configuraciones que mejor se adapten a nuestro tipo de alumnado o nuestro modelo de curso. Un ejemplo de configuración por omisión no adecuada es el caso de los recursos externos que por omisión se visualizan en la misma ventana del navegador, de manera que el usuario pierde de vista la ventana del curso y puede llegar  a cerrarlo sin darse cuenta; en este caso, modificar el parámetro por omisión y establecer que el recurso se deba abrir en una ventana emergente evitará algunos inconvenientes a nuestros alumnos.
  • Otro problema que he observado es la falta de comunicación entre los profesores que crean cursos en una plataforma y el administrador de esta plataforma. En la mayoría de las ocasiones se ve al administrador como un técnico que mantiene la plataforma operativa y realiza altas de cursos y alumnos, pero un buen administrador Moodle debe ser algo más, debe ser un asesor que oriente a los creadores de cursos en cómo sacar mejor partido a la plataforma y parametrice la misma conforme a estas necesidades; muchos administradores se limitan también a las configuraciones por omisión de la plataforma y no potencian entre sus usuarios alternativas que mejoren la productividad y la calidad.
  • Finalmente un consejo importante, no confundan nunca formación elearning con autoformación o formación desasistida. El usuario que contrata un curso elearning espera asistencia constante por parte del profesor o tutor del curso y necesita sentir que hay alguien al otro lado. Cuando elabore un curso tenga presente cómo va a realizar la tutoría del mismo y planificar el seguimiento diario de la evolución de los alumnos, de las intervenciones en los foros y de las consultas o dificultades que encuentren sus alumnos; de lo contrario, puede verse seriamente perjudicada la percepción que tienen los alumnos sobre el nivel de calidad del curso.

En resumen, una buena planificación del curso y una formación adecuada en la plataforma son la combinación adecuada para obtener cursos en Moodle que garanticen unos brillantes resultados.

Para finalizar comentaré que siempre me ha llamado la atención que los propios cursos de capacitación en Moodle existentes en el mercado, ya sean de libre distribución o de pago, suelen utilizar más bien poco o nada las capacidades de Moodle; en la realidad, la mayoría de los cursos de Moodle que he visto consisten en un documento PDF en el que se explica opción por opción, incorporando pantallazos a modo de ilustración; pero este tema lo comentaremos en un próximo artículo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada